Lindy Hoppers Delight 2019

Hace unos días Helios y yo nos fuimos a Barcelona para disfrutar de un evento en el que no habíamos estado, el Lindy Hoppers Delight. Es un festival pequeño organizado por Laia Puig y Gustav Jakobsson en Barcelona. Después de una buena temporada en la que no había estado en ningún festival debido a la paternidad y a todo lo que ello conlleva, tenía muchas ganas de volver a recibir clases y meterme otra vez en el ambiente de los festivales. Bryony nos había hablado muy bien de este festival y la verdad es que volví otra vez con ganas de más, como casi siempre que viajas fuera para bailar.

El viernes nos dirigimos a Barcelona en tren. Una de las cosas más cómodas que tiene este festival es que se celebra íntegramente en el Ball Centre. Un espacio diseñado para el baile con múltiples salas, e incluso una con anfiteatro para competiciones, que está justo al lado de la estación de Sants. Seguramente para la gente de allí no sea tan cómodo, pero para los que íbamos de fuera el estar cerca de la estación nos facilitaba mucho las cosas.

Aprovechamos (nunca mejor dicho) para hospedarnos en casa de nuestra queridísima Nagore Vuelaporelmundo, que a pesar de que últimamente parece que anda más metida en el mundo del yoga que en el del Lindy Hop, también se apuntó al festival. Una de las mejores cosas de irte a festivales es que te vuelves a ver con amigos que están por otras ciudades, y en este caso pudimos compartir todo el fin de semana con Nagore pero también ver a parte de nuestro equipo del año pasado como Bryony y Uxue que ahora andan por tierras catalanas.

 

En cuanto al evento, como ya he dicho, se trataba de un festival de tamaño pequeño. Solo 3 niveles: top, advanced e intermedio/avanzado. Esto hacia que a pesar de que el numero de asistentes no era muy alto, el nivel general de baile si lo era, y a veces también se agradece. En esta edición, los profesores eran Naomi Uyama y Peter Strom, y Marie y Skye Humphries. Nivelazo. Yo no había tenido la oportunidad de recibir clase de Naomi y Peter y la verdad es que no me defraudaron. Desde hace tiempo, Peter es uno de los top en los que  siempre me fijo, pero luego siempre hay dudas de saber si son capaces de trasladar lo que son capaces de hacer bailando a las clases. Pues me encanto su forma de transmitir, de centrarse en hacer fácil las cosas y a partir de ahí poder pulir aspectos  y en la importancia de algo que muchas veces parece aburrido como es los básicos y a partir de ahí poder crear nuevos movimientos.

Una de las curiosidades del festival era que tanto Naomi como Marie estaban embarazadas. Parece que hay un boom de la natalidad dentro del colectivo de profesores top a nivel mundial. A pesar de que los embarazos eran evidentes, hubo caña en las clases sobre todo en una de kicks de Naomi y Peter que nos encanto tanto a Helios como a mi. Igualmente se agradece que, a pesar de tener la excusa perfecta para no bailar en las fiestas, estuvieran bailando con todo el mundo.

Una de las cosas que me gustó del festival fue que hubo audición. Este es un tema en el que hay gente a favor y en contra. Yo creo que es algo que se ha ido perdiendo en algunos festivales para favorecer el que más gente se apunte, pero que tarde o temprano va a volver. Siempre puede haber algún perjudicado, pero creo que a nivel general favorece el que las clases sean más homogéneas y todo funcione mucho mejor. Siempre que la audición sea con unas condiciones mínimas y no se haga de malas maneras.

Otro de los puntos fuertes de este festival fueron las fiestas. Un concepto menos nacional y más europeo, empezar las fiestas antes y acabar más temprano. Hay festivales en los que las fiestas aguantan a tope hasta el alba, pero en otros en cuanto se acaba la música en directo se apagan. Me parece una decisión super acertada para eventos de este tamaño el empezar pronto (para las 22,30h la banda ya estaba sonando) y acabar a una hora decente, las 02:00h. El viernes tocaron los Shakin’ All y el sábado una banda que no conocía, los Big Swing Shot, una formación joven de Barcelona que nos gustó bastante. Lo bueno que tienen los festivales en Barcelona es que en las fiestas siempre hay conocidos y buenos bailarines, así te aseguras buenos bailes y poder charlar con amigos mientras tomas algo.

Hubo un par de competiciones, el viernes Mix and Match y el sábado Couples. En ambos casos el nivel fue bastante alto con una pareja coreana ganando las dos competiciones. Nosotros aprovechamos para promocionar nuestro festival (Spring Lindy Weekend) y concedimos un par de Full Passes para los segundos clasificados de la Mix and Match. Aquí si tenemos que comentar que no nos gusta cuando hay que pagar por realizar las competiciones, creemos que es mejor que sean abiertas a todo el mundo aunque los premios no sean en metálico como en este caso.

El domingo después de las clases yo me tuve que volver a Pamplona, pero Helios aprovecho y se fue a sala Apolo donde el ultimo fin de semana de cada mes se realiza una fiesta con la Barcelona Jazz Orquestra.  Un salto al pasado con un ambiente espectacular, si alguna vez coincide que estás en Barcelona no te lo pienses, merece la pena

En definitiva, un fin de semana muy completo. No estamos seguros de que se vaya a repetir el año que viene, pero en el caso de que se repita seguramente volvamos a ir.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *